martes, 15 de marzo de 2011

NO SE PUEDE FORZAR

No se puede forzar 

Es necesario aprender a soltar, esperar y confiar


A veces en el afán de tener, alcanzar y conservar, confundimos el luchar por lo que queremos, con forzar lo que esperamos, y en ese acto de presión, podemos equivocarnos.


No se puede forzar el tiempo que la mariposa emplea para salir de su capullo, por el afán de verla volar. Si presionamos sus alas a que salgan, les evitaremos el esfuerzo que necesitan para sentirse fuertes y se pueden atrofiar.

No se puede forzar a la rosa abrir sus pétalos o abandonar sus espinas, porque dejaría de ser quien es y más pronto se marchitaría.



No se pueden forzar las palabras, porque si se obligan a decirlas, no significan nada. 

No se pueden forzar los abrazos a que sean dados, porque en vez de sostener o acoger, ahogan o los desperdiciamos. 

No se puede forzar un sentimiento, que en el tiempo que lleva forjándose, no ha llegado hasta donde anhelamos. Los sentimientos que se presionan, no son 
reales, se condicionan, duran poco, no llenan y solo vacío, temor o desilusión, ocasionan. 

Es muy complicado entender o diferenciarlo, más cuando tememos que se nos pueda escapar o perdamos lo que más queremos y en el afán de conservar y cuidar, presionamos y forzamos. En ello cometemos el error de ahogar a la plantita por tanta agua, abrazar tan fuerte que causa dolor, alejar a quien amamos, desgastar un sentimiento, equivocarnos en la elección. Aquello que se exige con presión, no sale ni llega al corazón

No se puede forzar el destino, ni condicionar la voluntad de Dios, aunque sentimos que hemos perdido o caminamos contracorriente, no hay que rendirnos, ni tomar la ruta más fácil, no podemos reacomodar las cosas a nuestro antojo, esa es otra manera de obligar a que los hechos sean como pretendemos, y así, al intentar mejorar algo, otras cosas empeoraremos. 

Es necesario aprender a soltar, esperar y confiar. darle tiempo al tiempo. Dejar en libertad. Por eso, no mendigues ni fuerces las expresiones de cariño y de solidaridad, no condiciones a tus seres queridos, pero tampoco te des el lujo de ser de las personas que les gusta hacerse esperar y rogar; nada es para siempre, si quieres tomar otro camino, atrévete a expresar lo que sientes, sigue hacia adelante sin mirar atrás. 

No permitas que alguien se abrace a una silla que ya no quieres ocupar, deja que otra persona se siente, para que no quede en el alma, vacío, desilusión y soledad. 

No se puede forzar a que las cosas sean como esperamos, porque para ser y sentirnos libres, hemos sido creados. Es válido luchar, ser constantes y perseverantes, sin llevarnos nada ni a nadie por delante. 

Si quieres que algo o alguien sea para siempre, no lo fuerces a nada, cuídalo sin ahogarlo, suéltalo sin abandonarlo, deja que todo surja, en la más profunda y verdadera libertad. 

"No desistas de tus sueños, sigue las señales" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada