jueves, 19 de enero de 2012

DEPRESIÓN Y YOGA



La depresión es una de las enfermedades más comunes que afecta  a la humanidad, cada día la ingesta de antidepresivos  se está  aumentando. Si bien los antidepresivos pueden ser efectivos, también pueden provocar efectos secundarios problemáticos. La maestra  y autora del Libro “Yoga para la depresión”,  Amy Weintraub, dice que se puede encontrar un tratamiento más holístico contra la depresión en el yoga,  esta definición  fue basada en su experiencia personal.

Weintraub laboraba como profesional de los medios y batallaba contra una depresión severa en 1989 cuando tomó su primera clase de yoga. De inmediato sintió un cambio marcado en su estado anímico. Los efectos del yoga fueron tan positivos que continuó practicando la disciplina y sintiéndose mejor. En un año pudo dejar de tomar  antidepresivos y hoy día es maestra y fiel defensora de esta ciencia antigua. “Prácticamente todos los días,alguien me indica lo importante que ha sido esta práctica para mantener su salud mental”, El libro, Yoga for Depression, es muy popular entre otros maestros de yoga que también han tenido que lidiar contra la depresión.

“Me indican que comenzaron a practicar el yoga a diario después de leer mi libro. Con el tiempo, pudieron manejar su estado anímico lo suficiente como para dejar de tomar sus medicamentos antidepresivos y, al igual que yo, quieren compartir lo que consideran les salvó la vida”.

Aunque muchas veces se recomienda el ejercicio para tratar la depresión, la práctica del yoga requiere que se preste mayor atención a la respiración y las sensaciones del cuerpo en comparación con los ejercicios tradicionales. Weintraub indica que precisamente eso es lo que hace que el yoga sea efectivo en el alivio de la depresión.

“Los psicólogos y los yoguis están de acuerdo en que la sensación de felicidad surge cuando el momento presente nos absorbe”, señala. “El cuerpo siempre está presente. Pero la mente es un viajero continuo, pero cuando logramos traer nuestra atención hacia la sensación y la respiración mediante el yoga, nos convertimos en la presencia que buscamos”.

Además de cultivar la consciencia, la práctica física del yoga nutre el cerebro y equilibra el sistema nervioso. El tipo de respiración profunda usando el diafragma que se hace en el yoga, revierte los patrones de respiración superficial relacionada con la depresión y la ansiedad. Los estudios también demuestran que la práctica del yoga reduce el cortisol, la “hormona del estrés” y aumenta las “hormonas buenas” como las endorfinas.
Ciertas poses del yoga (asanas), como las torsiones hacia atrás (backbends) y las inversiones, pueden ser especialmente beneficiosas para los que luchan contra la depresión, pero sólo si se hacen de forma consciente.

“Lo importante es la forma en que se practica el asana”, indica. “Si usted no está pendiente a la respiración y la sensación en su cuerpo, no vale la pena y mejor váyase a trotar”. Hoy día, se enseñan tantos estilos de yoga que la mayoría de las personas puede encontrar una clase y un maestro que le convenga. Weintraub, que ha trabajado con adolescentes, personas mayores, personas en sillones de ruedas y personas con distintos niveles de habilidad, dice que incluso las poses simplificadas pueden ser un arma poderosa cuando se combinan con una respiración consciente y pensamientos afirmativos. “Digamos que un estudiante no puede sostener la pose tradicional del guerrero”, “En vez, puede pararse derecha con los brazos estirados, respirando profundamente en la pose de la montaña, inhalando todo lo que busca ya sea paz, claridad o relajación a través de sus brazos extendidos”.

Cuando alguien se concentra en la alineación de las posturas y en la respiración consciente, es difícil pensar en otra cosa que no sea su clase de yoga. Con el tiempo, las personas que practican el yoga pueden desarrollar un tipo de consciencia que les permite presenciar y observar como cambian las sensaciones internas y, además, aprender a ver que los estados anímicos también vienen y van. Por eso, “estoy deprimido” se convierte en “veo que la depresión está presente, al igual que otras sensaciones”.

Es necesario intentar con otras alternativas, con el yoga y la meditación además de ayudar en la depresión, el estrés, la ansiedad, los estados de pánico, nos dará muchos beneficios y alegría en nuestra vida. Si aprendemos a ver la vida de una forma más positiva y adjuntamos el yoga, la meditación, nuestra vida se nos hará mucho más interesante,  y con una mejor salud.

Sarvavita.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario