jueves, 2 de junio de 2011

LAS ENERGÍAS DE JUNIO

Por: Harumi Puertos


Antes de comenzar a leer este boletín, te sugiero leer las Energías de Mayo para ver más claramente el proceso que llevamos y poder comprender mejor el que sigue.

Las energías de Mayo han creado una transformación profunda en nosotros y aún estamos dentro del proceso. Nuestras heridas más profundas han quedado en la superficie, totalmente visibles y con ellas, las circunstancias que las han creado, igual de claras, ahora podemos ver más fácilmente aquellas piezas que le faltaban a nuestro rompecabezas. Dentro de la conmoción emocional se nos revela el porqué de nuestras heridas y el porqué somos como somos, de alguna forma, vamos completando nuestra historia álmica y llegamos al mes de Junio con las heridas a flor de piel, invadiendo completamente nuestra energía, pues es justo su punto de salida y liberación, el dolor, los miedos o las culpas ya no están arraigados o enterrados en las profundidades de nuestra alma, ahora han logrado desprenderse para iniciar el proceso de salida y se encuentran en la superficie, haciéndose tremendamente visibles, tanto que es imposible no sentir, así que a estas alturas es posible que nos encontremos en medio de depresiones, tristezas o intolerancias agudas ó hipersensibilidad a todo.

Esta situación nos llevará a poner un alto a estas sensaciones que nos mantienen dentro de una tortura mental continua, pues podremos ver que siempre nos hemos manejado a través de ellas, pero la intensidad de ahora hará que no podamos sostenerlas más, podremos ver lo innecesario de este dolor y comenzaremos a validarnos y vernos a través de la compasión, comprendiendo que somos el producto de nuestra historia, pero teniendo ahora la oportunidad de liberarnos y sanarla. Soltamos las emociones que se generan de nuestros miedos y culpas y damos paso al amor y la compasión hacia nosotros mismos, sobre todo, la comprensión de nuestra historia y nuestras circunstancias actuales.

Si el mes de Mayo fue netamente emocional, el mes de Junio nos permitirá integrar el plano mental a este proceso. Llegó el momento de expresar a los cuatro vientos lo que pensamos, de luchar por nuestros ideales y proyectos, tal vez esto no sea tan fácil y tan fluido como desearíamos, lo importante es comenzar a hacerlo para salir de las zona de asfixia en la que podamos encontrarnos y seguir nuestros impulsos instintivos mentales. De esta manera estaremos creando una fase de equilibrio y placer, producto de una manera más consciente de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo.

Será importante prestar atención al gran desafío que tendremos este mes para avanzar más rápido. El punto en el que nos encontramos nos ha dejado tremendamente vulnerables y sensibles, por lo cual, nuestras emociones desbordadas no encuentran su centro aún, de modo que si las cosas en nuestra vida funcionan bien, nos sentiremos eufóricos y si las cosas funcionan mal, nos caeremos en la depresión, pareciera que este vaivén emocional depende de lo externo, cuando en realidad, tendríamos que desapegarnos un poco para permanecer en nuestro centro sea cual sea nuestra experiencia de vida. Sostener nuestro centro es la misión. Dejar de oscilar en los extremos, el gran desafío.

Este proceso se verá reflejado dentro de nuestras relaciones prioritariamente, pues pondrá un orden al flujo de dar y recibir. Si somos de las personas que queremos todo para nosotros y no damos nada, nos enfrentaremos a esta realidad y habrá la tendencia de expresarnos a a través de la agresividad hacia las personas que nos rodean, pues nos costará ajustar las cosas y encontrar el equilibrio (aprender a dar) el punto es tomar la responsabilidad y dejar de culpar a otros de nuestras circunstancias, soltar nuestros egoísmos y corresponder a otros en la medida en la que recibimos. 
Si somos de las personas que damos mucho y no recibimos nada, comenzaremos a delimitar y reconocer quien es quien en nuestra vida, quien corresponde a nuestra naturaleza y quien no, poniendo límites para permitirnos entregarnos a las personas y las circunstancias donde verdaderamente se amerite y la energía entregada pueda crecer, prosperar y expandirse por sostener el mismo flujo de ida y vuelta.

Pareciera que Junio nos ayudará a poner las cosas en su sitio, encontrar el equilibrio y permanecer en nuestro centro.

Junio será un mes fuerte y poderoso para nosotros, al final podremos conectar con nuestra Maestría interior a través de la fuerza y poder personal, esto nos permitirá invertir nuestro esfuerzo en edificar nuestros sueños o deseos sobre bases objetivas y vinculadas a nuestros deseos más profundos de realización pues habremos alineado por fin nuestros pensamientos con el corazón.
Ahora más que nunca, es momento de abrazarnos a nuestra conexión espiritual, nuestros Guías, nuestros Ángeles o nuestra intuición para que desde esta conexión, podamos restablecer nuestro poder y fuerza interior en la medida en que vamos soltando las huellas que han marcado el alma a lo largo de nuestras viejas historias kármicas.
 Facilitado por www.rutasdelalma.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario